Pret-à-Porter significa en inglés “ready to wear” (en español “listo para usarse”). Es un término que se utiliza para hacer referencia a prendas diseñadas y fabricadas bajo especifícaciones estándares de medida, al contrario de Haute Couture, que idealmente se hace a la medida de quien portará la prenda.

Pret-à-Porter

En la industria de la moda las marcas y diseñadores que producen Pret-à-Porter trabajan y diseñan tomando como referencia medidas que corresponden a las tallas estándares de la mayoría de las personas, ya bien de talla por tamaño (chica, mediana, grande) o por número (por ejemplo talla 2 ó 6). Basarse en las medidas estándares tiene como principal beneficio agilizar el proceso de producción, eficientar recursos económicos y poder desarrollar patrones que se pueden reutilizar en infinidad de telas y materiales.

Pero realmente el objetivo principal de las colecciones Pret-à-Porter es llegar a la masas a través de prendas de uso casual (diario), hace algunas décadas las casas de diseño de Alta Costura no fabricaban sus prendas a gran escala, por lo tanto se reflejaba en un mercado muy pequeño, el mercado del lujo; la creación de colecciones Pret-à-Porter ayudó significativamente a ampliar el mercado de estas marcas y diseñadores ayudándolos a convertirse en empresas multimillonarias.

Pret-à-Porter no significa necesariamente baja calidad de materiales o de confección, todo lo contrario en algunos casos, grandes casas de diseño como Saint Laurent, Chanel y Dior (recientemente) manejan líneas Pret-à-Porter a la par que líneas Haute Couture, claro que separándolas y distinguiéndolas debidamente. Por lo general sus colecciones Pret-à-Porter son presentadas durante Fashion Week.

Tallas estándar de ropa

Foto vía Chanel News