Lupe Marín, un icono femenino muy mexicano

La vida de diferentes mujeres es un misterio en muchos aspectos. Depende del contexto, su posición en diversos ámbitos y la influencia que tuvieron en el desarrollo histórico de tendencias, culturas, aspectos económicos y sociales y hasta movimientos intelectuales y artísticos. En general, disfruto mucho de leer biografías, aspectos detallados de la vida de mujeres que han marcado el tiempo en una insólita conciencia introspectiva.

Eso me paso hace unos días que terminé el libro “Dos veces única” de Elena Poniatowska, un libro que relata y se centra en la vida de Lupe Marín, la primera esposa de Diego Rivera. Un documentadísimo retrato del México moderno en el que se le da un nombre, rostro e historia a una de las mujeres “olvidadas” en la historia del mundo intelectual, bohemio, artístico y cultural de nuestro país.

Lupe Marín, un icono femenino muy mexicano
Lupe Marín retratada por Diego Rivera

Con una gran precisión, Elena Poniatowska nos acerca a un México mítico, en el que se engalanan los recuerdos de los inicios de los murales y pinturas más famosas de nuestro país, las fiestas, los personajes contemporáneos que hoy en día admiramos y que se oponen al relato histórico tradicional. “Prieta Mula” como la llamaba Diego Rivera por su piel morena, su porte alto y su portentoso carácter era una mujer que además de dejar una huella importante a través de la vida del pintor (tuvieron dos hijas: Ruth y Lupe Rivera Marín), marcó un importante momento de la transición del vestir clásico mexicano al que se veían influenciado por las tendencias parisinas y que se implementaba con elegancia, clase y estilo.

Lupe Marín, un icono femenino muy mexicano
Fotografía de Lupe Marín y Frida Kahlo. Al principio y por el amor de Diego no se llevaban nada bien, pero después al ver que todo era tan tranquilo, lo visitaba o esperaba a que llegara a fuera con singular alegría.

Una figura como Lupe no puede quedarse en el limbo de los personajes olvidados, su reto fue sobresalir independientemente de quienes fueran sus célebres maridos (Diego Rivera y el poeta suicida Jorge Cuesta), entrar en la historia con un lenguaje que la hiciera establecerse como una mujer única, dura, de un carácter indomable y de un extremo cuidado. Con una vida ligada al arte, estuvo rodeada de toda una generación de escritores como Xavier Villarrutia, Salvador Novo,  José Vasconcelo, de poetas y artistas como Tina Modotti, galeristas, actrices como María Félix e íntimos amigos como Concha Michel y hasta en su momento y bajo buenas circunstancias, Frida Kahlo.

Les recomiendo mucho la lectura de este libro en el que seguro se sorprenderán de los iconos ocultos, interesantes y mágicos que esconde la historia de nuestro país.

Lupe Marín, un icono femenino muy mexicano
Lupe Marín al lado de sus dos hijas, Ruth y Lupe. Según lo que relata su biografía, ambas niñas sufrieron desplantes, falta de cariño y atención por parte de Lupe. Vivieron muchos años con Diego Rivera en la Casa Azul y conforme pasó el tiempo hicieron sus vidas en torno a sus deseos, el apoyo de su padre y la sombra de su fama.
Ruth tuvo 3 hijos, fue la primera mujer graduada de ingeniería y la encargada de diversas zonas arqueológicas heredadas de su padre. Lupe tuvo dos hijos, fue diputada y senadora por el PRI y la que tuvo la peor relación con Lupe Marín como madre.
Lupe Marín, un icono femenino muy mexicano
Lupe Marín, su elegancia y porte que la lleva a consolidarse como una de las mejores costureras – diseñadoras de México.

Imágenes vía: 1, 2 , 3

Daniela

Comunicóloga, motivada por la cultura y su propagación en la sociedad. Apasionada de los libros, las industrias culturales, la investigación y el periodismo.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.